Los hombres buenos sí existen 

Me precede la fama de feminista, que no lo soy, y parece que ando siempre a la caza y captura del hombre canalla, cruel y cobarde, como si todos fueran iguales. Y no, no es así, por suerte.

Si profundizamos y nos esforzamos en la búsqueda, observamos que de todo hay en la viña del Señor. Aunque de todos es sabido que “lo malo abunda”.

Pero hoy, resfriada, con la nariz colorada, la garganta afectada y los mocos a flor de piel, me he tumbado en el sofá y entre tos y tos, leo en internet:” Los hombres buenos, fieles, atentos, románticos, trabajadores y detallistas, sí existen …Solo que estamos gordos …

Me ha dado muchísima risa porque me he acordado de unos cuantos amigos, buenos ellos, y, la verdad, unos kilitos sí que les sobran… Aunque, la regla no se cumple en su totalidad ya que también los hay gordos que son unos impresentables, devoradores no solo de cerdo ibérico y cerveza alemana, sino también  de almas femeninas que, locas de amor, buscan una y otra vez sentirse queridas. Así que cuando uno dice de ser cabronazo, lo es con independencia del grosor de su barriga.

O sea que, puestos a analizar la situación, se pone de manifiesto  una preponderancia de gordos que son buenos tíos y alguno que otro delgado que también lo es, por lo que le auguro un acrecentamiento abdominal incipiente.

Pero lo que me planteo es para qué anhelamos  las mujeres esos dioses griegos sublimes de traseros inquietos, narices romanas y brazos escandalosamente musculados, si ello no va acompañado de los atributos que describe el post. Porque lo peor es que los cogemos guapos pero los queremos románticos, deseamos tabletas de chocolate que nos pongan a mil por hora  y, sin embargo, lo que nos derrite es que jamás olviden un cumpleaños o un aniversario y aparezcan con su sonrisa encantadora y un maravilloso ramo de rosas rojas que significa un te amo. Y, amigas, la perfección no existe…

Puestos a elegir recomiendo quedarse con los buenos, porque lo que necesitamos es amor, compañía, comprensión, pasión y entrega. Hombres que se sienten a tu lado en el sofá y dejen que descanses tu cabeza en su hombro, que te miren y puedas leer en sus ojos. Queremos hombres tiernos que en vez de recrearse en el espejo, nos miren el alma. Hombres valientes pero sensibles, que te abracen y te transmitan esa sensación de bienestar que te llena de gozo y te hace sentir que eres única e insustituible. Que esos pequeños defectos que tenemos, porque no nos engañemos, nosotras tampoco somos perfectas, sean pecata minuta para ellos. Nos gusta que nos cojan la mano y nos toquen el alma, nos acaricien el pelo y nos miren a los ojos haciendo volar nuestra imaginación hacia asuntos más sublimes.

Por tanto, los  magníficos y maravillosos, hombres diez están muy bien para un álbum de fotos, pero…sabéis ???

Estar gordo tiene arreglo, basta con tomar pescado al horno y buenas dosis de lechuga y coles de Bruselas. Bajarán de peso pero su corazón seguirá siendo el mismo: dulce, amable y tremendamente honesto. Compramos todo el armario nuevo, varias tallas menos y los tendremos  a nuestros pies, porque dependen de nosotras para seguir con la dieta. Sin embargo, aquellos canallas, por más guapos que sean, con índice de masa corporal en diecinueve, pequeñas canas que van apareciendo en su cabello dándole un toque mágico de hombre maravilloso que te quita el hipo, vientre plano y culo prieto… no nos sirven de nada si todo ello no va acompañado de esa sensibilidad e inteligencia que les lleva de cabeza a saber amar. Porque saber querer no está al alcance de todo el mundo, como saber saltar con pértiga tampoco lo está.

Así que amiga, una recomendación te doy : si tienes que elegir entre un hombre bueno, cariñoso y sensible al que le sobran unos kilos y un adonis que se mira el ombligo y pocas veces se detiene en el tuyo, quédate con los kilos, porque lo de ser gordo tiene arreglo pero ser un gilipollas no lo tiene. Nada, nunca , que no te engañen… Esa condición forma parte del núcleo interno del cerebro del ser humano y no hay psicólogo ni medicación alguna que lo  arregle.

Ya te digo, antes de tener que ir tú al psiquiatra, es mejor que lo lleves a él al endocrino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s